Guía de #viajeFINDECURSO de Málaga

Málaga es un lugar donde se pueden pasar horas y volver a visitar sin aburrirse en ningún momento; hay tantas cosas que ver que no se podrían ni enumerar. Málaga es rica en cultura, modernidad y monumentos históricos. Es una ciudad cosmopolita, capital de la Costa del Sol y con una historia que se origina en la época fenicia, cuando fue fundada, pasando más tarde a griegos y romanos y árabes, los cuales dejaron parte de su cultura y construcciones. Málaga fue finalmente conquistada por los reyes católicos en 1487, dejándonos una catedral incompleta debido a la falta de fondos en la época, conocida como “La Manquita”.

De su pasado más lejano podemos destacar numerosos monumentos que visitar, entre ellos destacan La Alcazaba (Castillo árabe) y el castillo de Gibralfaro de bellos jardines junto a la costa malagueña.

Además de todo lo anterior, Málaga es la ciudad de nacimiento de Pablo Picasso, y aún existe la plaza donde Picasso jugaba en su niñez (Plaza de la Merced), así como su casa museo que podremos visitar durante nuestra estancia en Málaga.

Málaga posee el segundo puerto más grande de España, recientemente modernizado y donde podremos pasar un dia de compras.

Si venimos a Málaga no podemos dejar pasar una visita a los pueblos que la rodean, entre ellos Torremolinos, famoso enclave turístico que tuvo su boom en los 60 y donde se rodaron infinidad de películas. Visitando sus pueblos conoceremos Málaga, y además disfrutaremos de una gran variedad de servicios y atracciones para el turista: clases de golf, teatro, flamenco, restaurantes y bares de tapeo…

La infraestructura de carreteras y medios de transporte hacen de Málaga una ciudad ideal para ser nuestro punto de partida desde donde descubrir Andalucía, con estupendos accesos por carretera a Granada, Sevilla y Córdoba, que nos facilitara la vida si nos decidimos por alquilar un coche en Málaga, o si vamos con nuestro propio vehículo.

El aeropuerto de Málaga, también conocido como Aeropuerto de la Costa del Sol, es internacional y hasta él llegan vuelos de Estados Unidos, Asia y de casi todas las capitales europeas.



HISTORIA

Entre el mar y la sierra discurre la historia de esta peculiar provincia, cuya capital fue testigo del despegue económico y cultural del mediterráneo occidental. La Malaka fenicia se convirtió en un próspero centro comercial. Tras la invasión musulmana del siglo VIII, su territorio se arabiza, se integra, más tarde, en elreino nazarí de Granada y vive un nuevo periodo de apogeo comercial y cultural.

En el siglo XIX, las siderurgias, la potente industria textil de los Larios y la comercialización de sus vinos, proporciona un importante desarrollo económico a la provincia.

Tras décadas de crisis, en la segunda mitad del siglo XX, Málaga logra un rápido crecimiento económico gracias a la industria turística. Cada año millones de ciudadanos de todo el mundo eligen esta paradisíaca tierra para descansar en sus soleadas playas, conocer su rico patrimonio monumental o adentrarse en la belleza salvaje de su geografía serrana.



LOCALIZACIÓN, PAISAJE Y CLIMA

Málaga, capital de la provincia homónima, es la quinta ciudad de España en número de habitantes. Está situada en el sur de la Península Ibérica, en un privilegiado enclave natural. Su término municipal tiene una superficie de 398,25 kilómetros cuadrados y su población roza los 568.000 habitantes, aunque el área metropolitana se acerca al millón.

Los factores ambientales y geográficos que han incidido de un modo más notorio en el desarrollo y evolución de la ciudad han sido la influencia marina, la ubicación del municipio sobre dos valles fluviales (Guadalhorce y Guadalmedina), su orografía y su régimen climático.

El mar Mediterráneo baña sus costas y los montes de Málaga la circundan, conformando una barrera montañosa que la defiende del frío, caracterizándose su clima por sus suaves temperaturas gracias al papel del mar como regulador térmico. Los meses más cálidos son julio y agosto y los más fríos suelen ser diciembre y febrero. En cualquier caso, las temperaturas medias oscilan son de 22,8º C de máxima y 13 ºC de mínima. La distribución de las precipitaciones en Málaga está bastante bien definida por las estaciones del año, correspondiendo la mayor época de lluvias del otoño y al invierno.

La provincia malagueña cuenta con más de 160 kilómetros de franja costera. El mar Mediterráneo baña directamente un total de 14 municipios malagueños. Es posible acudir a enclaves escondidos donde la naturaleza más pura rodea el ambiente, o espacios más turísticos y consolidados. Tanto la zona oriental de la provincia, como la occidental disponen de playas tan atractivas que han hecho de la costa del sol un destino de primer orden mundial.

No podemos olvidar el paisaje interior, con más de 15 espacios protegidos como reserva, paraje o monumento natural. Lugares que recorren desde las profundidades del Mediterráneo a las altas cumbres. Bosques y ríos mágicos donde es posible todavía encontrar zorros, águilas reales o cabras montesas.

Málaga y su la región que comprende la capital del mismo nombre es conocida internacionalmente como la costa del Sol.  Este sobrenombre se comprende mejor al saber que Málaga recibe cerca de 2.900 horas de luz de sol al año, lo que prácticamente dobla las horas de luz de Inglaterra, uno de los principales emisores de turismo a esta parte de Andalucía.  El clima de Málaga es templado por la influencia del Mediterráneo que baña la ciudad.

De cara a planificar la visita hay que tener en cuenta que julio y agosto son los meses más calurosos cuando la temperatura media se sitúa cerca de los 25 grados, pero con máximas que pueden llegar a los 40 grados. Durante los meses de pleno verano los días suelen tener una media de 11 horas de luz de sol. Julio y agosto también son los meses más secos del año ya que las últimos diez años apenas se han registrado lluvias.

https://www.eltiempo.es/malaga.html



TURISMO

Como primera aproximación a tu viaje turístico a esta ciudad andaluza, comentamos algunas sugerencias para ver o hacer en Málaga:

Pasear por el centro histórico

Una gran ventaja para tu visita de Málaga es que todos los puntos de interés están concentrados en la zona que se conoce como centro histórico, donde prácticamente todas sus calles están peatonalizadas.

Esto propicia una visita muy cómoda y agradable, donde el ambiente de las terrazas de bares y restaurantes se convierte en gran protagonista de tu paseo.

Por tanto, lo que deberás hacer es pasear por las calles del centro histórico, el cual se encuentra delimitado por la colina del Castillo de Gibralfaro y la Alcazaba al este, los parques y el paseo marítimo, al sur, y el río al oeste.

El eje principal de tu visita parte de famosa calle Larios, pasando por la plaza de la Constitución, para llegar a la calle Alcazabilla, donde se concentran el Teatro Romano y la Alcazaba.

Subir al Castillo de Gibralfaro

Una buena forma de iniciar tu visita sería subir al Castillo de Gibralfaro, cuyos orígenes se remontan a la época fenicia, y que forma un conjunto fortificado junto con la Alcazaba extendiéndose a lo largo de la colina.

Desde lo alto del Castillo de Gibralfaro encontraréis unas excelentes vistas panorámicas de la ciudad de Málaga, lo que te permitirán situar y dimensionar tu visita y la extensión de la ciudad.

Ver el Teatro Romano y la Alcazaba

Cuesta creer que sólo hace pocos años se ha sacado totalmente a la luz el Teatro Romano de Málaga, el cual ahora visto desde la calle Alcazabilla forma un conjunto monumental con la Alcazaba.

Tras ver este conjunto, se aconseja visitar la Alcazaba. Se trata de una fortaleza de la época árabe construida en el siglo XI, de la cual te sorprenderá el entramado de fortificaciones defensivas internas.

Desde sus murallas también tienes una buenas vistas panorámicas del centro histórico de Málaga.

Visitar la Catedral de Málaga

La Catedral de Málaga es el mayor monumento que puedes visitar en su centro histórico.

Si bien su denominación oficial es Catedral de la Encarnación, popularmente en conocida como la Manquita.

En un edificio majestuoso que muestra una estética exterior muy peculiar, consecuencia de la época de transición arquitectónica en la que se construyó durante el siglo XVI.

En su interior encuentras numerosos rincones artísticos de distintos estilos, desde el gótico hasta el Renacimiento.

Descubrir rincones en el centro histórico

En tu paseo turístico por el centro histórico de Málaga también tendrás la ocasión de descubrir interesantes rincones.

Fíjate, por ejemplo, en la puerta principal del Mercado de Atarazanas, rescatada de las antiguas atarazanas árabes donde se construían y reparaban barcos.

O en los bellos  y coloridos edificios del Palacio Arzobispal y la iglesia de San Agustín. Tampoco pierdas de vista la torre mudéjar de la iglesia de Santiago.

Y no dejes de visitar la plaza de la Merced con la casa natal de Picasso, o entrar y recorrer el curioso Pasaje de Chinitas, frente a la plaza de la Constitución.

Museos imprescindibles en Málaga

Málaga se ha convertido en una auténtica Ciudad de Museos. Con un total de 37, la mayoría de ellos concentrados en el Centro Histórico, la convierten en una de las ciudades con mayor densidad de museos en su casco antiguo.

El desarrollo cultural que ha tenido Málaga en los últimos años, con la apertura de nuevos museos, ha cambiado la imagen de esta ciudad andaluza.

En este enlace podréis ver cada uno de los Museos que existen en la bonita ciudad Malagueña (tales como el Museo Picasso, Thyssen, Pompidou o el reciente Museo de Málaga:

http://www.malagaturismo.com/es/secciones/ciudad-de-museos/17



GASTRONOMÍA

En el litoral malagueño el visitante encuentra una inagotable oferta gastronómica. El pescado menor (boquerones, salmonetes, jureles, calamares y calamaritos) presentado en fritura, es el símbolo de una cocina de sencilla elaboración exquisito paladar. Un sabor especial ofrecen las gambas de la bahía, las chirlas y las cigalas cocidas o a la plancha.

En el interior de la provincia, se elabora una exquisita chacinería y platos de recio contenido: choto al ajillo, chivo frito, liebre… El gazpacho, se prepara en Málaga de múltiples formas: ajoblanco, porra antequerana, gazpachuelo… Los vinos de la tierra, de pasas y uva moscatel y el Pedro Ximénez tienen fama internacional.

El centro histórico de Málaga te ofrece una amplísima oferta de bares y restaurantes, con sus terrazas, donde poder tapear y comer.

Si quieres ir a uno de los bares más típicos, te debes acercar a El Pimpi, cuya terraza puedes ver frente al Teatro Romano.

Y si buscas una zona popular donde apenas encontrarás turistas, has de ir a tapear a alguno de los chiringuitos del antiguo barrio de pescaderos de Pedregalejo, junto a la playa.

Todo un universo de sabores, que el visitante podrá disfrutar en esta milenaria tierra.


SOLICITA PRESUPUESTO DE TU VIAJE!


Deja un comentario